Pedrosa del Príncipe, Parmo y Vega

Pedrosa del Príncipe, Parmo y Vega
Todo lo que debes saber sobre Pedrosa

martes, 26 de junio de 2012

Bendeciré

"Bendeciré, sexta planta, puerta ce". Ya lo recordaba El Último de la Fila en una de sus canciones. Hemos crecido junto a figuras totémicas, como el perfil del Sagrado Corazón de Jesús en las puertas de las casas, que todavía es corriente encontrar. Poca gente sabe que en 1919 el rey Alfonso XIII (dos años antes de la carnicería de Annual, de la que fue máximo responsable) consagró la nación por suscripción pública al Corazón de Jesús, popularizándose desde entonces las figuras del Sagrado Corazón con los consabidos "Reinaré" o "Bendeciré". En muchos pueblos de la provincia quedan recuerdos de esa consagración, como si fueran una especie de amuletos para atraer la buena suerte, o combatir la mala. La imagen de debajo corresponde a Pradoluengo, en la Sierra de la Demanda, donde he podido contar hasta tres imágenes del Corazón de Jesús, campeando en el escudo nacional, identificable por los castillos, leones, barras de Aragón y cadenas de Navarra. En la ciudad de Burgos también he localizado el mismo símbolo metálico -ya herrumbroso- en la Plaza del rey San Fernando, a un paso de la Catedral.


Cuando los mozos se enfundan las cazadoras "vintage" con los símbolos de las Olimpiadas de Munich o Montréal, no terminan de darse cuenta de que lo realmente "vintage" son estos recuerdos de la religión dominante, que al común de los mortales pasa desapercibido. Durante la Guerra Civil los carlistas se bordaban en el pecho un Corazón de Jesús denominado "Detente", con la firme convicción de que detendría las balas enemigas. Hasta ese punto llegaba una creencia en un símbolo religioso que hoy se cuartea en las puertas de muchas casas, en el campo y en la ciudad, como la de debajo, ubicada en la comarca del Arlanza.

sábado, 2 de junio de 2012

El molino de los Borbollones

Siempre se ha dicho que la villa de Lerma es abastecida por el agua de los Borbollones. Este pago se encuentra junto al río Arlanza, un poco antes de entrar a Quintanilla del Agua desde Lerma, si bien se encuentra en el término de Castrillo Solarana. Los Borbollones o "Argollones" son unas surgencias donde brota el agua de forma casi violenta, a una velocidad de 120 litros por segundo. Para acceder, ee ha desbrozado el camino desde el molino, que me apena profundamente que conserve el estado de la fotografía, tomada en 2011, es posible que hoy se encuentre aún en peor estado:

Y resulta harto lamentable que asentamientos humanos que datan del siglo VIII, terminen de esta manera. Parece ser que ya en aquella lejana centuria existían molinos harineros en la zona conocidos como "Los molinos de Apre", y aún se pueden ver diversas construcciones. Incluso, sólo a unos metros, las ruinas de una iglesia campean sobre una pequeña loma, en mitad de un majuelo. Se trata de la ermita del despoblado de Torrecilla, levantada en un observatorio privilegiado del río Arlanza, desde donde se puede divisar hasta la Sierra de las Mamblas. El propio topónimo nos dice que lo que debió ser una torre defensiva, se convirtió en ermita: sus ventanales en realidad son saeteras.


Después, se puede seguir ruta hacia Tordueles, o bien, retrocediendo y salvando de nuevo el robusto puente sobre el Arlanza, llegar hasta Quintanilla del Agua y visitar el taller del artesano Félix Yáñez, que ha materializado sus sueños en piedra y adobe, los materiales constructivos de la comarca.